Reusar para reducir: Lo natural es transformar

Sobre las Autoras: Alejandra Cuba y Jazmín Cuba son co-fundadoras de CaoPack, startup que reutiliza subproductos alimentarios y los convierte en biomateriales compostables, solubles en agua e incluso comestibles. Su propuesta también se puede aplicar para biotextiles, envases y empaques. 

“¿Qué pasa con los residuos después del consumo del alimento que lo generó? ¿Posee el Perú rellenos sanitarios suficientes o plantas de tratamiento para estos?”

El Perú es un país megadiverso con una poderosa biodiversidad de flora y fauna, que nos permite tener una gran variedad de alimentos en el mercado internacional y nacional. Sin embargo, muchos de estos vienen generando una variedad de residuos con diferentes características y grandes volúmenes, poniendo a nuestro país en la incómoda situación de verse invadido por la contaminante industria de plástico y papel, tardando el primero más de 500 años en desintegrarse o como en el caso del segundo, estimulando la deforestación de nuestros árboles.

Es en este punto donde nos preguntamos ¿Qué pasa con los residuos después del consumo del alimento que lo generó? ¿Posee el Perú rellenos sanitarios suficientes o plantas de tratamiento para estos?

La respuesta es no, y desde la búsqueda de una propuesta de solución a esta problemática nació la visión de CaoPack donde plasmamos el concepto de “lo natural es transformar”. Es así que el primer reto que afrontamos fue buscar la posibilidad de darle una segunda vida a los subproductos de determinada industria alimentaria, siendo la primera con la que experimentamos la del cacao, y que nos permitió entender que este concepto era aplicable en otros subproductos con el fin de convertirlos en materia prima para la creación de diferentes biomateriales.

Entonces entendimos que era posible tener alternativas frente a materiales que tienen un grave impacto ambiental como el plástico y el papel. Teniendo como pilar principal la innovación y el valor agregado a los residuos, desarrollamos biomateriales que tienen diferentes aplicabilidades ya sea para funcionar como envases para alimentos, jabones o bolsas estilo pana para joyería. Logrando una propuesta que puede ayudar a reducir la basura informal que daña nuestros paisajes, las miles de toneladas de residuos que sustituyen a los derivados del petróleo o evitan la tala de árboles y una propuesta para todas las empresas que están en la búsqueda de alternativas sostenibles de empaques.

Este camino no ha sido sencillo, toda historia tiene un comienzo, y como startup especializada en biotecnología y materiales el inicio fue difícil y tuvimos que apoyarnos en entidades que creen y apuestan por propuestas de alto impacto abriéndose todo una abanico de posibilidades que empezó con la participación en programas como Jump Chile, el acceso a fondos del Estado (Innovate Perú) y programas que creen en la tecnología y poder femenino como The Seed Factory (Start-Up Chile), siguiendo con difusión a nivel internacional como WeXchange, Young entrepreneurs kick-off, Future Agro Challenge, y Entrepreneurship World Cup, grandes oportunidades que nos permitieron iniciar nuestro vuelo y mantenerlo para seguir compartiendo con el mundo nuestro mensaje: “lo natural es transformar”.

Dos Startups peruanas competirán en el Entrepreneurship World Cup 2020

– El EWC 2020 repartirá US$ 1 millón en premios y US$ 75 millones en especies
– La final se realizará en octubre en el marco del MISK Global Forum de manera virtual

Dos startups peruanas clasificaron a la semifinal del concurso global Entrepreneurship World Cup (EWC) 2020 y disputarán uno de los 100 cupos para participar en la gran final que se realizará a fines de octubre, donde se repartirá US$ 1 millón en efectivo entre los ganadores y US$ 75 millones en total en especies para mejorar su capacidad de crecimiento internacional.

La selección de los startups finalistas estuvo a cargo de USIL Ventures e Investa VB, con el apoyo de la carrera de Administración y Emprendimiento de la Facultad de Ciencias Empresariales de la USIL, Innóvate Perú y aliados internacionales como MISK Global Forum, Global Entrepreneurship Network (GEN) y tGELF (The Global Education & Leadership Foundation).

Para su participación en la semifinal del EWC 2020, los representantes de CaoPack y Fitia serán entrenados por expertos internacionales junto a Investa VB y USIL Ventures, además se repartirán un total de US$ 900 mil en especies por haber llegado a esta etapa.

El vicepresidente de Emprendimiento del Grupo Educativo San Ignacio de Loyola (USIL), Daniel Diez Canseco Terry, destacó la calidad de los startups peruanos que durante cuatro meses participaron de talleres de capacitación y mentorías, y felicitó la clasificación de los startups CaoPack y Fitia a la Ronda de Aceleración (Accelerate 2) del EWC 2020.

Para el profesor Luis Salazar, fundador de Investa VB, la calidad y profesionalismo de las soluciones presentadas serán potenciadas con capacitación permanente a fin de presentar su mejor performance en el Accelerate 2.

En el mismo sentido se manifestó la vicepresidenta de educación y directora del GEN Acelerates, Susan Amat, quien resaltó que muchos de las startups concursantes son lideradas por mujeres, lo cual es una señal del cambio en nuestro país hacia una mejor sociedad.

Este concurso es respaldado a nivel mundial por el Global Entrepreneurship Network (GEN), el MISK Global Forum y el tGELF, y reúne a los mejores startups del mundo. Su objetivo es apoyar a los jóvenes emprendedores a mejorar su conocimiento y experiencia de la economía y el comercio a nivel local y global, evaluar sus negocios y fomentar el lanzamiento de emprendimientos exitosos.

Startups
CaoPack reutiliza subproductos alimentarios y los convierte en biomateriales compostables, solubles en agua e incluso comestibles. Su propuesta también se puede aplicar para biotextiles, envases y empaques. Mientras que Fitia es una aplicación móvil que usa tecnología de análisis de datos para generar planes personalizados de alimentación saludable para el logro de objetivos diversos, como perder grasa, aumentar masa muscular o mantenerse saludable.

Los bionegocios como promotor de desarrollo en las regiones del Perú

Sobre la Aurora: Brenda Costas es Gerente de la incubadora de empresas de la Universidad Nacional Agraria La Molina, Incubagraria.

“Si aprovechamos y juntamos las ventajas competitivas, como la de ser emprendedores y poseer biodiversidad, surgen empresas exitosas que se convierten en motores de desarrollo.”

Los peruanos tienen muchos motivos para sentirse orgullosos; uno de ellos es que el Perú es uno de los 17 países con mayor diversidad en el mundo. Contiene en su territorio casi el 10% de las especies mundiales de flora, 2.000 especies de peces, 1.736 especies de aves, 332 especies de anfibios, 460 especies de mamíferos, y 365 especies de reptiles (Banco Mundial, 2013). Sin embargo, paradójicamente, las zonas altoandinas y selváticas, las más extensas en territorio y biodiversidad, son donde se concentran altos índices de pobreza.
En ese contexto, los bionegocios surgen como una alternativa basada en el aprovechamiento sostenible de productos de la biodiversidad teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica. Estos emprendimientos incorporan los costos por la conservación de los recursos naturales, la inclusión de comunidades y conocimientos tradicionales en la generación de valor y la dinamización de las economías locales (MINAM, 2019). Además, se convierten en una importante ventana de oportunidades para las regiones al mejorar la calidad de vida de las familias, a través de la generación de empleo y el incremento de ingresos.
Además, no olvidemos que el Perú es uno de los países con una innegable población emprendedora que ocupa el primer puesto en el índice del espíritu emprendedor en Latinoamérica y el Caribe, según el estudio Global Entrepreneurship Monitor 2017-2018. Por ello, si aprovechamos y juntamos las ventajas competitivas, como la de ser emprendedores y poseer biodiversidad, surgen empresas exitosas que se convierten en motores de desarrollo.
Solo por mencionar algunos ejemplos podemos citar el caso de la empresa QAYA que usa pieles provenientes de residuos de la pesca artesanal y subproductos de la acuicultura para fabricar cuero de pescado y confeccionar calzados y accesorios como billeteras, mochilas, carteras y mascarillas anti COVID-19. Asimismo, Naturally Divine, una empresa que produce y comercializa productos nutracéuticos amazónicos de gran calidad y se enfoca en la belleza y bienestar, apuesta por el aprovechamiento de un superalimento amazónico que es el macambo e involucra a la mujer en el proceso de pelado del fruto. También está Juan Laura-The Chocolate Farmer, una empresa que produce barras de chocolate artesanales al 70 % y 79 %, elaboradas con cacao nativo orgánico proveniente de la zona del VRAEM.
Definitivamente, los bionegocios producen un impacto positivo en la sociedad y deben ser promovidos y respaldados por actores públicos, privados y la sociedad civil mediante iniciativas como las que ya se vienen implementando; por ejemplo, la publicación de los “Lineamientos generales para identificar y promocionar los econegocios y bionegocios” y el Catálogo de Econegocios y Bionegocios por parte del Ministerio del Ambiente, el concurso Reto Bio del Ministerio de Producción que otorga fondos de cofinanciamiento a emprendimientos que ponen en valor los recursos naturales; y el acompañamiento y soporte a los emprendimientos por parte de las incubadoras y aceleradoras de empresas a nivel nacional.
Sin embargo, aún se requiere sumar esfuerzos para impulsar los bionegocios a gran escala, a través de más fondos de capital público, políticas públicas de promoción, flexibilización y actualización de normas regulatorias para la comercialización, incentivos para empresas sostenibles, inversión privada e investigación del valor nutricional y medicinal de nuevos productos de la biodiversidad.

“De los peruanos depende aprovechar las ventajas competitivas para diversificar los ingresos en la economía y mejorar el bienestar las familias”.

Bio Natural Solutions: biotecnología en la industria agroalimentaria

Ximena Adriazola Du-Pont, CEO & Co-Founder de Bio Natural Solutions Peru y ganadora del Future Agro Challenge 2018 a quien Investa VB llevó a Turquía a participar en la final mundial del Future Agro Challenge y beneficiaria de Startup Perú.

“Crearon una sustancia capaz de alargar la vida útil de los alimentos, principalmente las frutas”

Bio Natural Solutions es una startup peruana que usa la biotecnología para crear soluciones amigables con el medio ambiente dirigidas a la industria agroalimentaria. Ha sido beneficiaría de diversos fondos del Ministerio de la Producción, a través de Innóvate Perú en su concurso StartUp Perú, en la categoría de emprendimientos innovadores en el año 2017 y PIMEN en la categoría microempresas a finales del 2019.

Gracias a estos fondos otorgados pudieron validar y desarrollar Life Cover, una sustancia que crea una barrera invisible y orgánica que retrasa la oxidación y maduración de forma natural de frutas y verduras, reduciendo las pérdidas por putrefacción hasta en un 80% mejorando la cadena de valor de estos alimentos.

Actualmente, gracias a un proyecto colaborativo con la Universidad de Cambridge a cargo de Miguel Malnati socio de la Startup, están trabajando con las comunidades amazónicas para diseñar una bebida funcional que ayude a mejorar su sistema inmunológico. Durante el mes de agosto de este año, la investigación estará lista para ser entregada a los líderes de las comunidades nativas.

Innovación & Bionegocios: grandes cambios en tiempos de grandes crisis

Raisa Lama Segura: Co-fundadora de Ento Piruw, startup ganadora del Future Agro Challenge 2019, ganadores en la final en Grecia del UP Award y alumni Royal Academy of Engineering II Innovation and Sustainable Development Projects

“La crisis de COVID ha ocasionado un freno forzoso del modelo educativo, lo que ha puesto en evidencia la escasa innovación que este sector ha tenido en el país”

En el actual contexto COVID-19 hemos sido testigos de la recuperación de algunos ecosistemas y aparición repentina de especies de animales no avistados en buen tiempo. Esto nos lleva a reflexionar sobre las actividades antropogénicas y sus efectos colaterales sobre el medio ambiente; y a cuestionar la “normalidad” en la que vivíamos. Encontrando así, convergencias entre los desafíos climáticos con los desafíos del COVID-19, y el llamado para replantear un “nuevo mundo” post-COVID, alineado con el desarrollo sostenible para conseguir un mundo más igualitario, solidario y verde.

En esta línea, llegan noticias del continente europeo sobre un “Nuevo Pacto Verde” que busca implementar una política para luchar contra los efectos del cambio climático mediante la aplicación de una serie de medidas que transformen el actual modelo económico hacia un modelo económico más sostenible.
Encontrando entre los beneficios más tangibles:
i) Energía más limpia y barata
ii) Transporte inteligente
iii) Envases reutilizables o reciclables, y menor generación de residuos
iv) Aire, agua y suelo más limpios
v) Menos plaguicidas y fertilizantes
vi) Alimentos más sanos y de producción sostenible
vii) Productos más respetuosos con el medio ambiente en nuestros comercios

De esta manera, Europa está sentando las bases para el Pacto Verde mundial, con nuevos lineamientos de gobernanza que tarde o temprano llegarán a Perú, trazando metas para la generación de nuevos trabajos, un medio ambiente más limpio y una mejor calidad de vida para la población.
Sin embargo, el cambio climático es una de las mayores amenazas existentes para nuestra forma de vida. Para combatirlo, tenemos que ser lo más innovadores posibles en las soluciones propuestas. Y de esa manera conseguir un mundo nuevo más verde.

“Grandes cambios han sido precididos por grandes crisis”
El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y otros organismos internacionales ya han anunciado que la recesión podría llegar a tener un impacto económico equivalente al vivido en la Segunda Guerra Mundial. Y en esa misma línea, será necesario buscar soluciones innovadoras que impulsen grandes cambios como una Cuarta revolución industrial alineada a conceptos como economía circular dentro de pactos políticos como el Nuevo Pacto Verde.

“Bio-negocios, el futuro en el mundo de hoy”
La historia nos ha demostrado que toda crisis es una oportunidad y no podemos quedar paralizados esperando que las soluciones lleguen por sí solas. Es ahí donde el mundo del emprendimiento e innovación tiene la oportunidad y deber de presentar soluciones, que permitan un crecimiento económico sostenible capaz de crear empleos de calidad y a la vez combatir el cambio climático.
En este contexto, los bio-negocios se perfilan como actividades que permiten poner en valor la bio-diversidad y riqueza natural.  Perú, al igual que Colombia y Brasil, es un país megadiverso, con una alta capacidad para el desarrollo de bio-negocios y bio-comercios basados en productos y servicios a partir de nuestra bio-diversidad.

Es importante resaltar que los alimentos relacionados a la megabiodiversidad de los países mencionados y principalmente de Perú, son altamente valorados y demandados en mercados internacionales como el asiático, europeo y americano. Estos solicitan productos provenientes de bio-negocios que además trabajen bajo lineamientos de energía limpia, economía circular y comercio justo. Es interesante ver el crecimiento de la demanda por productos de los bio-negocios y bio-comercio, asociado directamente con un despertar de la conciencia de las personas y una tendencia a prácticas de producción y consumo responsable.

Ento Piruw es un emprendimiento peruano de base tecnológica dedicado al estudio y desarrollo de productos innovadores a partir de fuentes alternativas de proteína eco-sostenible y de alto valor nutricional. Somos un equipo de profesionales convencidos en la necesidad de implementar y crear innovaciones bajo lineamientos de sostenibilidad y economía circular. Nuestra propuesta es de un modelo de bio-negocio que presenta proteínas alternativas no tradicionales en sinergia con insumos peruanos, como parte de los superalimentos peruanos en el mundo de hoy.

En el 2019, tuvimos la oportunidad de representar al Perú en el concurso internacional de agro-emprendimiento “Future Agro Challenge 2019” realizado en Grecia, el cual contó con la participación de alrededor de 60 países de diferentes continentes. Esta fue una experiencia enriquecedora para compartir y crecer como empresa, conociendo de cerca a distintos change-makers y founders del sector bio-negocios, y específicamente, del agro-emprendimiento con propuestas innovadoras para solucionar problemáticas en diferentes latitudes. Así también, logramos conseguir el “Up Nutrition Award” debido a la propuesta nutricional, poniendo en vitrina el sólido potencial que tiene nuestro megadiverso Perú para innovar en los bio-negocios y bio-comercio.