¿Cómo iniciar un emprendimiento tecnológico?

Sobre el Autor: Israel Luis, CEO de Löfte y ganador del CBC Perú 2018

“Sentir que realizas un producto o servicio para alguien que lo usará es asombroso, pero no es lo más importante, […]. Lo esencial es que satisfaga una necesidad y que tu cliente esté dispuesto a pagar por ello.”

Tener una visión clara de tus objetivos al iniciar un emprendimiento permite ser claro en la planeación y permite una ejecución inmediata. No obstante, nos podemos sentir abrumados tan solo con la idea de iniciar, especialmente al tener que decidir por donde comenzar, al no saber cuánto tiempo/esfuerzo acarreará y si finalmente valdrá la pena o no. Yo fui líder de Lofte, un emprendimiento tecnológico y actualmente estoy realizando mis estudios de doctorado en Suecia. Así mismo, viajé por diversas partes del mundo capacitándome y presentado el invento/modelo de negocio de mi emprendimiento. En esta breve nota trataré de responder estas interrogantes de acuerdo con mi experiencia personal.

Desde que inicié a estudiar ingeniería mecatrónica en la PUCP estuve interesado en el desarrollo de ropa inteligente, lo cual lo logré de manera parcial en mi tesis de bachiller. Parcial porque solo realicé un modelo matemático del producto, pero no un prototipo por lo complejo del sistema. Luego de mi tesis, pasé meses tratando de desarrollar la tecnología solo. No obstante, los resultados no me convencieron: no tenía recursos económicos para implementarla y solo tenía mi visión y mis ganas de tener un prototipo mas no un plan en concreto. Mi intención era desarrollarla y comercializarla, que las personas lo usaran, que tuviera algún impacto en mi entorno, pero eran tantas las opciones que tenía que tomar que no sabía qué decisión tomar al respecto.

Creo firmemente que el primer paso fue el decidirme y tratar de armar una idea sobre lo que quería que fuera, y no fuera, el producto que quería desarrollar. Quería hacer un exoesqueleto, un traje inteligente que aumente la fuerza del usuario, ese fue mi punto de partida. No estaba interesado en desarrollar otra tecnología que no sea esa. Decidir eso desde el inicio me permitió desechar ciertas opciones y enfocarme; pero no fue suficiente.

El segundo paso fue encontrar a un equipo; personas que complementen la visión que tenía y que sean capaces de realizar el trabajo que yo no podría hacer. Tuve la bendición de tener a un equipo talentoso y creo que es ahí donde el camino del emprendimiento comenzó oficialmente. Uno de ellos era un ingeniero industrial, José Joya, el cual siempre fue inciso al momento de preguntar: “¿Y dónde compraremos esto? ¿Cuánto costará esto otro? ¿Por qué no llamas más apoyo? Se demoran mucho” Preguntas sumamente molestas para alguien que ve a su producto como su hijo, pero finalmente necesarias. Había una dinámica amigable pero retadora y eso es importante. Constituir un equipo implica tener un balance en el mismo. Contamos con un ingeniero mecatrónico especializado en programación y una diseñadora industrial, Bryan y Consuelo, ambos extraordinariamente hábiles y comprometidos, pero al igual que yo, centrados en el producto. Fue Joya y Araceli, estudiante de gestión, quienes le brindaban armonía al avance del emprendimiento.
El tercer punto fue tener un plan en concreto. Existen diversas plataformas para aprender los conceptos básicos de emprendimiento en caso seas una persona cercana a la tecnología como yo. Por ejemplo, en la plataforma virtual EDX (www.edx.org/es) encontraras cursos básicos. Yo tome dos dictados por el MIT, y fueron muy buenos. Hay un libro que particularmente marco mi ritmo: “La disciplina de emprender: 24 pasos para lanzar una startup exitosa”. En ella narran una ruta sistemática de que pasos seguir para describir y construir valor a mis futuros clientes. Tuve la fortuna de conocer el autor del libro y participar en el campamento de emprendimiento del MIT en Australia. Hay muchísima más literatura, pero les recomiendo leer este en particular, no tiene pierde. Así mismo, también es sumamente importante conectarte con otras personas que compartan las ganas de emprender. En la UNI, Jhosep Guzman lidera el programa PROIN, el cual tiene como objetivo iniciar a las personas en el mundo del emprendimiento no importa su profesión. Sumamente recomendable para contagiarse de las ganas de emprender y conocer a sus futuros socios. Y por último en la PUCP existe EQUIPU, quienes tienes retos y programas para apoyar emprendimiento, ellos fueron de mucha ayuda en nuestro camino.

Por otro lado, el tiempo que acarrea depende de tu compromiso con el mismo. Desde el inicio debes de ser disciplinado y entender que tanto las horas que emplees y la energía que le ponga tu equipo y tú son limitadas y por lo tanto deben de ser contabilizadas. Es normal malgastarte, completamente común y si eres joven no hay problema porque tienes tiempo y lo pasas con amigos. El problema viene cuando contrastas tu avance con tu visión. Una cuota de realismo siempre es indispensable. Creo que es importante registrar tu avance de manera diaria y semanal. Proponerse metas que sea cuantificables, festejar los logros y tener el compromiso de quedarse hasta tarde de ser necesario. Ese equilibrio se obtiene con la experiencia y no podrás adquirirlo de algún libro o video motivacional.

Finalmente, quisiera brindar algunos unos consejos para el caso particular de emprendimientos tecnológicos.

En primer lugar, como ingeniero, reconozco que sentir que realizas un producto o servicio para alguien que lo usará es asombroso, pero no es lo más importante, al menos no en emprendimiento. Lo esencial es que satisfaga una necesidad y que tu cliente esté dispuesto a pagar por ello. Punto, no hay nada más. Importa poco o nada si es inalámbrico o no, o el color que tenga, si tu usuario percibe valor y paga por ello, estas por buen camino.

En segundo lugar, siempre debes cuidar a tu equipo. Siempre, no hay peros que valgan. En el camino se cometerán errores, pero es necesario recordar que si hay gente que cree en tu visión es porque creen en ti y necesitas tener en cuenta que son personas con sus propias necesidades. Normalmente vemos en los medios noticias sobre “aquel individuo que se desvela por crear algo que nunca ha sido creado”. Pues bueno, si existe aquello, pero es engañoso, siempre hay un equipo detrás y un equilibrio es vital, sino la gente se irá, molesta y engañada, y estarás solo.

En último lugar, debes procurar estar abierto a aceptar que estas equivocado y pedir ayuda. Recibirás comentarios positivos y negativos. Ambos debes tomarlos con pinzas. Los positivos pueden hacer que te duermas en tu hipotética victoria y los negativos que te retrasen por algo que no está comprobado. Céntrate en el valor que le brindas a tu usuario, trabaja en ello y estarás por buen camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *