Desafíos de una economía Post-Covid

Sobre el Autor: Daniel Diez Canseco Terry es VP de emprendimiento de la USIL y Director Ejecutivo de la Asociación Pro Bienestar y Desarrollo.

“La solución a esto deberá venir de un esfuerzo público-privado, un “Consenso nacional” para llegar a un Acuerdo de un plan de reactivación del empleo para el próximo mínimo 5 años.”

El COVID 19 ha sido fundamentalmente un destructor de empleos en el mundo y el Perú no ha sido ajeno a eso. Sólo en la ciudad de Lima se han perdido más de 2 millones de empleos formales en los meses de pandemia (marzo-Julio) siendo el énfasis los jóvenes menores de 25 años, la mayoría de ellos con contratos de locación de servicios (recibos por honorarios, fuera de planillas). El gobierno peruano ha dado una serie de medidas para evitar una mayor caída del PBI (estimada en un 15% para este año) y no quebrar la cadena de pagos de las empresas con programas de garantías y créditos como Reactiva Perú 1 y 2, FAE MYPE y otras medidas que representan un presupuesto del 8-10% del PBI peruano.

A su vez, en su discurso del 28 de Julio, el presidente Vizcarra anunció el impulso de otros programas como “Cómprale a mi Perú” para el apoyo a empresas proveedoras locales de las entidades del Estado o la reactivación de los grandes Megaproyectos de construcción y sectores productivos con nuevos mecanismos de “gobierno a gobierno”, con lo que se incentivará la Inversión pública y privada en los próximos años. Lo que aún no está claro es que cómo se van a recuperar los empleos perdidos y por ende el Consumo de las familias (en el Perú el Consumo privado es el 65% del PBI), sólo en la región de Cusco se estima según el INEI que el desempleo subirá al 30% de la PEA en el año 2020.

Las medidas tomadas desde marzo por parte del gobierno para proteger el ingreso de las familias han sido insuficientes. Sólo en los últimos 4 meses, 8.5 millones de familias peruanas han recibido un sólo Bono Universal de 760 soles para su subsistencia. La mayoría de las personas que perdieron sus trabajos (empleos formales) ya hicieron uso de todos los mecanismos de ahorro que tenían como CTS, liquidación, % AFP etc, algunas (la mayoría) se han reinventado y muchos han pasado al Sector informal de la Economía. Los programas de “Arranca Perú” o “Trabaja Perú” anunciados el 28 de Julio por el presidente para proyectos sociales de construcción de caminos, carreteras, saneamiento o viviendas son sólo paliativos de empleos temporales con los cuales no lograremos en el corto plazo regresar a los niveles de ingreso y consumo de las familias peruanas con la consecuente ruptura de sus cadenas de pagos personal y el incremento en sus deudas bancarias y morosidad en los pagos de sus diversas obligaciones (pensiones de educación, alquileres y servicios múltiples).

La solución a esto deberá venir de un esfuerzo público-privado, un “Consenso nacional” para llegar a un Acuerdo de un plan de reactivación del empleo para el próximo mínimo 5 años. El reto será identificar las fuentes de ingreso y empleo en cada una de las regiones del país para impulsarlas y considerarlas dentro del plan de reactivación 2021-2026. Promover la inversión en las principales actividades productivas especialmente los sectores vinculados a la exportación: agroindustria, hidrocarburos, minería y Pesca.

Finalmente promover un amplio programa de educación emprendedora a través de las Universidades, las Cámaras de Comercio y municipios para apoyar la reinvención de los peruanos y formar empresarios con una nueva visión global, con formación de competencias blandas y digitales, que entiendan los nuevos retos de la transformación tecnológica global, que pueda entender de los nuevos modelos de negocio y la importancia de la formalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *