Muy creativo, poco innovador

Sobre el Autor: Luis Salazar es un experto en innovación y emprendimiento. Es socio fundador de Investa VB, un gestor de ecosistemas de innovación corporativa. Nuestra misión es transformar compañías de manera racional y – en compás con sólidas estrategias – generar espacios para que la innovación aterrice de manera asertiva, entendible y eficiente.

“La creatividad […] es condición necesaria más no suficiente. Juzgar y valorar las ideas sólo por su originalidad puede llevarte a errores y pérdidas grandes.”

Constantemente escucho acerca de productos y servicios “innovadores” que salen al mercado. Me preocupa mucho ver cómo las personas utilizan innovación y creatividad como sinónimos. Esta discusión, lejos de ser una semántica, tiene impactos importantes en el resultado final del producto, servicio, modelo de negocio, red, etc. Hay muchísima creatividad entre nosotros; sin embargo, poca innovación. Se vende la idea de creatividad y poco se habla de cómo ponerla en valor o ejecutarla ni de las capacidades que se necesitan para hacerlo.

¿Qué es ser creativo? Desarrollar nuevas posibilidades, proponer cosas distintas y novedosas. Es tener una idea nueva, o adaptar alguna idea vieja a otro problema o industria. Esto no implica que esta creatividad vaya a ser adaptada por el mercado, insertada o validada por alguna industria.
¿Qué es innovación? Es la implementación de las ideas nuevas y útiles que vienen validadas por el mercado. La ejecución de las ideas creativas es un proceso que suele ser más complejo que el proceso creativo en sí.

Es común el creer que la creatividad conduce directamente a la innovación, y por esto la confusión. Sin embargo, sabemos que es condición necesaria más no suficiente. Juzgar y valorar las ideas sólo por su originalidad puede llevarte a errores y pérdidas grandes. La innovación trasciende y vas más allá. Los procesos de innovación en la empresa si bien dan márgenes para el error deben tener métricas, entre ellas, las de éxito.

Según Gibson, la innovación debe:
• Retar lo establecido: Desafía las ortodoxias y cuestionando los dogmas
• Aprovechar las tendencias
• Utilizar tus fortalezas, apalanca los recursos
• Comprender necesidades

Es muy importante entender que la idea creativa no sirve en el mercado (entendiendo su utilidad como generadora directa de ingresos) hasta que ha sido validada y adaptada por él.
Es para realizar esta ejecución donde entran los emprendedores, ya sean intraemprendedores o no, los emprendedores son los que ejecutan en el mercado, los que validan la propuesta con usuarios y clientes, los que ven si la propuesta creativa pasará a ser innovadora, o si esta debe ser iterada o pivotear.
Creatividad sin innovación, es como un sueño; innovación sin creatividad, no puede existir. (Schnark)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *