¿Oportunidades en tiempos de crisis? (Parte I)

Sobre la Autora: Paula García es la Innovation Program Manager en Seedstars Peru y Cofundadora de Vangou.in
En momentos desafiantes es donde activamos mucho más nuestras habilidades de desarrollo y búsqueda de soluciones. Y estos tiempos son uno de esos momentos. Según la ONU, la crisis creada por el coronavirus COVID-19 se proyecta que tendrá -y ya tiene- efectos de gran alcance en el sector laboral.
 
Según una primera evaluación de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), se estima que entre 5,3 y 24,7 millones de personas podrían perder su empleo. Haciendo una comparación para ver la situación de manera objetiva, la crisis financiera mundial del 2008-2009 tuvo como resultado el aumento del desempleo mundial en 22 millones.
 
Resultaría irreal dar un punto de vista únicamente lleno de buenas noticias, porque sabemos que no es así. Las crisis siempre afectan más a unos que a otros, no podemos ponernos una venda e ignorar esta realidad. Del otro lado, tampoco dejar de difundir las buenas noticias y oportunidades que hay.
 
Sin importar la ciudad en la que estemos, activemos y promovamos nuestro sentido de solidaridad, porque en momentos difíciles es vital apoyarnos mutuamente. Con acciones conscientes, respetando el aislamiento social, hasta participando en fondos de donación internacionales como el de la Organización Mundial de la Salud hasta fondos locales. Cada acción cuenta.

¿Qué ha pasado hasta ahora?
 
Según la segunda edición del Monitor de la OIT: COVID-19 y el mundo del trabajo, hablando de las diferencias regionales, “la proporción del empleo en los sectores en riesgo varía del 26,4 por ciento en África al 43,2 por ciento en las Américas”.
 
De hecho, África y otras regiones tienen grandes proporciones de informalidad con niveles más bajos de cobertura de protección social. Lo cual es extremadamente preocupante ya que COVID-19 se está extendiendo rápidamente en varios países en desarrollo.
 
Según lo establecido por la OIT, en los mercados emergentes “el nexo entre la informalidad, la capacidad débil y las poblaciones de alta densidad plantea graves problemas de salud y económicos para los gobiernos”.
 
Además, el análisis sectorial de la OIT confirmó una situación de mayor desigualdad que afecta a los trabajadores que ya tenían salarios bajos y con menos o no acceso a la cobertura de protección social.

Hasta ahora, hasta abril de 2020, “alrededor de 2 mil millones de personas trabajan de manera informal y la mayoría de ellas en países emergentes y en desarrollo”.
¿Qué hicimos en ese entonces?

Guy Ryder, Director General del OIT, explica que “en 2008, gracias a que el mundo hizo un frente común ante las consecuencias de la crisis financiera mundial se evitó lo peor”. Y haciendo referencia a la coyuntura que vivimos por el COVID-19, requerimos ahora “ese tipo de liderazgo y determinación”. Por ello, factores clave: Frente común, liderazgo y determinación.
 
¿Cómo actuar desde mi empresa?

Las normas internacionales del trabajo proporcionan una base de probada eficacia para las respuestas de política que se centran en una recuperación sostenible y equitativa. Entre las indicadas en el artículo de las Naciones Unidas, podemos destacar las siguientes:
 
●     Garantizar protección social a través de esquemas existentes y/o pagos ad-hoc para los trabajadores, incluidos los trabajadores informales, ocasionales, estacionales y migrantes, y los trabajadores independientes. Ejemplos: acceso a beneficios de desempleo, asistencia social y programas públicos de empleo.
●     Crear programas de retención de empleo, que incluyen arreglos de trabajo a corto y otros apoyos temporales para empresas. Ejemplo: subsidios salariales.
●     Concesión de licencias pagadas y extensión de derechos existentes a los trabajadores y licencia de formación, subvenciones y planes relacionados.

 
¿Qué hacemos ahora?
 
El Home Office fue aplicado desde los 90’s en el estado de California, uno de los pioneros, comprobando que aumentaba la productividad y reducción de costos. Si bien es cierto, muchas empresas han aplicado el home office desde ese entonces, sin embargo, hay otras que no.
 
En el estudio realizado por Citrix, “El Trabajador Digital en 2019”, el cual se realizó con 800 personas de México, Colombia, Brasil, Argentina, Perú y Chile, 61% de los encuestados indicó que no les es permitido trabajar en remoto, mientras que al 39% sí.
 
Además, el mismo estudio menciona las mayores ventajas del Home Office:
●     El 40% de los trabajadores digitales cree que la mayor ventaja del trabajo remoto es el equilibrio entre la vida personal y profesional.
●     El 32% cree que el segundo beneficio principal es pasar menos tiempo en el transporte público.
●     El 16% cree que es lo mejor para la concentración y la creatividad.
 
Queda claro que hay una tendencia de bondades que ofrece el trabajo en remoto, también es una realidad que no todos los trabajos pueden realizarse de esta forma.
 
 
¿Debo reducir sueldos?
 
Pregunta crucial en estos tiempos, muchas startups y empresas en Latam están acatando las medidas de aislamiento social y estados de emergencia. En tal marco, para evitar despidos algunos están realizando reducciones del sueldo en 30% y otras, aplicando las licencias compensables a sus trabajadores. Es aquí que viene esa pregunta: ¿cuál de todas las opciones debería tomar como decisor de mi empresa?
 
Para encontrar respuestas y consejos sobre las opciones que hay, además de entender el contexto objetivamente, conversamos con personas de sectores relacionados para conocer sus opiniones.

En el próximo artículo nos centraremos y difundiremos estos consejos y las oportunidades en remoto por la coyuntura que vivimos ahora, con un enfoque en tecnología y emprendimiento.
 
Es momento ideal para ver en la tecnología una herramienta para capacitarnos además de aplicar a puestos diferentes, probar el remoto y ampliar nuestro horizonte.
Puedes revisar aquí las oportunidades laborales en remoto que hay disponibles en Get On Board.
 
Recuerda que ¡juntos somos más fuertes!

Siguiente parte del artículo: Aquí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *