¿Por qué el miedo al fracaso es tu mayor problema?

Sobre el Autor: Pepe Villatoro es un emprendedor galardonado a nivel mundial. Ha creado 5 empresas y fue el Director de WeWork para América del Norte. Actualmente, es cofundador y CEO de Fuckup Nights, un movimiento presente en 330 ciudades de 90 países, y colabora con gobiernos y empresas para ayudar a crear un cambio de mentalidad. Le encanta viajar, una buena comida y buenas conversaciones.
Porque un filósofo muy capo lo dijo. Parafraseando a Émile Durkheim (1858-1917), a quien llamamos el filósofo Fuckup:

“El capitalismo se basa en el individualismo y la esperanza. La sensación de ser un fracaso es la carga particular que llevamos a lo largo de nuestras vidas en el capitalismo moderno “. -Emile Durkheim

Si Durkheim dijo eso en el siglo XIX … bueno, ¿qué pasa ahora, cuando cada uno de nosotros enfrenta una competencia creciente y expectativas elevadas?

No sé sobre ti, pero en Fuckup estamos cansados de que la sociedad celebre las historias de éxito simplistas (y a menudo inexactas) de los Gates y Zuckerbergs del mundo.

Para casi todos nosotros, hay un momento en la vida cuando miramos hacia atrás y nos damos cuenta de que no hemos logrado ninguno de nuestros objetivos de vida. Para mí, es que no soy financieramente independiente, no tengo un six-pack (que no sea en el refrigerador), y no he creado el impacto de cambio mundial que imaginé hace 15 años.

Nos han enseñado que la responsabilidad de nuestro éxito recae en nosotros mismos. Que siempre podemos hacerlo mejor, si solo trabajamos más duro y pensamos positivamente. Pero no todos podemos ser Rocky Balboa.

La idea de que ser una buena persona requiere siempre esforzarse más sin un final a la vista, es la razón por la cual, el fracaso se convierte en una catástrofe, que termina definiendo nuestra identidad. Además, si fallamos o no somos lo suficientemente buenos, debido a fuerzas externas, la gente dirá que solo estamos buscando excusas.

Nos hacen creer que la sociedad es justa, que el libre mercado es verdaderamente libre y que controlamos nuestro destino. Las personas que fracasan o no cumplen con las expectativas son menos inteligentes o mediocres, mientras que las personas exitosas son trabajadores que tienen valor.

Excepto que eso no es cierto. Las sociedades deben darse cuenta de que nosotros, como individuos, no tenemos el control total de cada resultado. El fracaso de cualquier tipo y en cualquier nivel es en parte una desgracia, no un reflejo de nuestro carácter e identidad.

Nuestras circunstancias, como la llamada lotería genética, qué pasaporte tenemos, a qué escuela asistimos, dónde vivimos, los imbéciles que se cruzan en nuestro camino, pandemias, etc., son factores que definen profundamente nuestro éxito o falta de él.


Ok, entonces que puedo hacer?

A la mierda el sistema. El capitalismo se basa en el individualismo y la comparación. Libérate de ese juego peligroso tanto como puedas. No te dejes vivir en un mundo de miedo.

En primer lugar, cuestiona tu definición de éxito. ¿Realmente lo creaste? O tal vez tu definición de éxito como dinero, poder y fama fue implantada por los medios de comunicación.
¿Realmente quieres enfocar tu vida en el trabajo de altos ingresos solo para convertirte en la persona más rica del cementerio?

Deja de centrarte en la validación externa y la acumulación. Cuando preguntas cuáles son los mayores arrepentimientos en los lechos de muerte de distintas personas, estas a menudo dicen que lamentan haber trabajado demasiado y no pasar más tiempo con sus seres queridos. ¿De qué te arrepentirás?

Segundo, deja de compararte con los demás. No caigas presa de la trampa de comparación del capitalismo que te convierte en un consumidor pasivo, que se esfuerza constantemente por tener más que la persona a su lado, y luego la siguiente persona, y luego la siguiente. Tener más que otros, y trabajar hasta la muerte para llegar allí, no garantizará ningún tipo de satisfacción.

Lo más importante es conocerte a ti mismo. Vive una vida más auténtica, que es el único tipo de vida que no puedes joder. Lo mejor es que cuanto más vivas esta vida, más fluirán tus actividades diarias y encontrarás personas como tú. Personas que valoran cosas similares y comparten su definición más profunda de éxito.

Pregúntate a ti mismo. Diseña tu vida. Esa es la forma de vivir una vida que está menos limitada por el estigma del fracaso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *